viernes, 26 de enero de 2018

¿Magia o ciencia?

Hoy hemos contado con la mamá de Cris, profesora de ciencias, para hacer un taller de experimentos chulísimos: 

Primero nos ha explicado en qué consiste el método científico (observar-hacerse preguntas- buscar hipótesis -comprobar las hipótesis - sacar conclusiones) y hemos descubierto que todos, de una forma u otra, somos pequeños científicos. Acto seguidos nos hemos puesto manos a la obra 
¡¡¡experimenta que te experimenta hemos descubierto cosas asombrosas!!!

EXPERIMENTO 1: Cómo atravesar un globo sin explotarlo. 
Objetivo: comprobar el diferente comportamiento de un material elástico sometido a distintas tensiones. 
Material: globo y palo de brocheta. 
Método: Insertamos el palo por el extremo del globo donde hemos hecho el nudo, y con mucho cuidado por el extremo opuesto. 
Resultado: el globo queda atravesado por el palo de brocheta. 
Conclusión: Al pinchar el palo de brocheta por las zonas del globo con menos tensión la probabilidad de que se deforme sin romperse es mayor. Sin embargo, si pinchamos el globo por las zonas más estiradas, sometidas a más tensión el material se romperá. 
Resultado de imagen de pinchar un globo sin que explote

EXPERIMENTO 2: Inflamos un globo sin soplar.
Objetivo: comprobar la formación de un gas a partir de una reacción química ácido-base. Comprobar el aumento de la presión en el interior de un recipiente al incorporar un nuevo gas. 
Materiales: botella de plástico, vinagre, bicarbonato, globo, embudo. 
Métodos: Añadimos dos dedos de vinagre a la botella. Colocamos el globo en el embudo y añadimos 2/3 de bicarbonato. Quitamos el globo del embudo y lo ponemos en la boca de la botella. Sujetando muy bien la boca de la botella damos la vuelta al globo para que caiga el bicarbonato en ella. Sellamos con cinta adhesiva. 
Resultado: El globo se infla rápidamente. 
Conclusión: el vinagre reacciona con el bicarbonato sódico y se produce una reacción química en la que se produce dióxido de carbono gaseoso, la presión aumenta en el interior del recipiente y el globo se infla en cuestión de segundos. 


EXPERIMENTO 3: La moneda invisible. 
Objetivo: Demostrar los fenómenos de reflexión y refracción de la luz. 
Materiales: vasos de plástico, agua, monedas. 
Método: colocamos una moneda en el interior de un vaso y lo llenamos de agua. Colocamos otra moneda debajo del otro vaso y lo llenamos también. Miramos los dos vasos desde arriba y desde abajo, desde el centro y desde un lateral. 
Resultado: en el primer caso vemos la moneda sin problema, pero en el segundo caso la moneda desaparece ante nuestros ojos. 
Conclusión: Vemos la moneda cuando llegan a nuestros ojos los rayos de luz reflejados en la superficie. Cuando colocamos la moneda debajo del recipiente con agua, los rayos reflejados en la moneda se desvían al cambiar de medio, y al mirar desde un lateral del recipiente ningún rayo consigue alcanzar nuestros ojos y no podemos ver la moneda. Dicha desviación de luz se llama refracción. 

EXPERIMENTO 4: LA NARANJA PINCHONA: 
Objetivo: Comprobar el efecto disolvente del limoneno (sustancia que se extrae de las cáscaras de los cítricos). 
Materiales: globos y cáscaras de naranja. 
Método: Inflamos unos cuantos globos. Doblamos el trozo de cáscara cerca del globo. 
Resultado: el globo explota. 
Conclusión: al doblar la cáscara, salen disparadas gotitas de limoneno, que es un hidrocarburo, y una sustancia apolar. Como los globos están hechos de goma, material también formado por hidrocarburos apolares, y los compuestos apolares son disolventes orgánicos entre sí, cuando el limoneno entra en contacto con la goma se disuelve, debilitando la pared del globo y provocando que explote. 

EXPERIMENTO 5: LA PELOTA QUE LEVITA 
Objetivo: comprobar la presión que ejerce una corriente de aire sobre un objeto ligero. 
Materiales: Pelota de ping pong y secador de pelo. 
Métodos: encendemos el secador y dejamos caer la pelota en la parte central de la corriente de aire. 
Resultados: Observamos que la pelotita queda suspendida en el centro de la corriente sin caer, pero girando sobre sí misma. Dependiendo del peso de la bolita, quedará suspendida más cerca o más lejos del secador. 
Conclusión: La corriente de aire ascendente que sale del secador genera una presión y una fuerza que compensa el peso de la bolita, permitiendo que ésta quede flotando en el aire. 

Al final de la mañana todos y todas tenían claro lo que querían ser de mayor: científicos!

¡¡¡MUCHíSIMAS GRACIAS POR ESTE TALLER MARGOT!!!

3 comentarios:

  1. Gracias a la mamá de Cris por enseñarnos tanto.
    Teresa quiero que hagamos mas talleres como este.

    ResponderEliminar
  2. Gracias a ti por permitirme poner mi granito de arena.

    ResponderEliminar